Historia

El Colegio Nacional Central General José de San Martín fue el antecedente de lo que es hoy el Colegio Universitario Central, el cual comenzó a dar sus primeros pasos el 19 de abril de 1943, pocos años después de la creación de la Universidad Nacional de Cuyo (1939).

En sus orígenes, la organización y dirección del establecimiento estuvo a cargo de figuras reconocidas en el ámbito de la educación y la cultura de Mendoza.

Casa chica, corazón gigante

En sus inicios, el CUC funcionaba en dos edificios cuyas características principales eran los cimientos de adobe, pisos de parquet y techos de cielo raso.

Foto edificio año 1943

Uno de los edificios del CUC estaba ubicado en una vieja casona en la calle Patricias Mendocinas y Montevideo, donde se encontraban la administración y dos laboratorios científicos.

El otro edificio estaba situado en la intersección de las calles Rivadavia y 9 de Julio. Allí los alumnos asistían a clases todos los días y había una pequeña preceptoría que se encargaba del orden y seguridad del Colegio.

Lamentablemente el establecimiento se encontraba en condiciones poco favorables para el aprendizaje. Los alumnos plantearon sus inquietudes y lograron junto con los directivos de ese momento un histórico traslado.

El 24 de mayo de 1967, se inauguró la nueva sede del Colegio en la actual dirección San Marín 290 de Ciudad. Un lugar privilegiado que conserva hasta nuestro días.

Edificio actual inaugurado el 24 de mayo de 1967

En esa época, el Colegio, dependiente de la Facultad de Filosofía y Letras, tenía como director al Profesor Pedro F. Rodríguez Varas; el decano de la Facultad de Filosofía y Letras era el Profesor Atilio Anastasi y el Rector de la UNCuyo el Dr. Carlos Saccone.

Un sueño hecho realidad

Tal como lo soñaron los fundadores, por las aulas del C.U.C. pasaron adolescentes que luego se convertirían en personalidades importantes a nivel provincial y a nivel nacional e, incluso, internacional.

Hombres y mujeres que se destacarían en la política y la gestión pública; en el ámbito empresarial y económico; en la esfera de la producción artística y cultural; en la investigación y docencia universitaria.

Todos, reconocidos públicamente o silenciosos trabajadores, fueron y son "hombres de provecho" comprometidos con la sociedad y el bien común; curiosos y en búsqueda de la verdad, con sabiduría, características todas que se resumen en el simbólico y tradicional Búho del CUC.

La creación del turno nocturno, su posterior cierre y la creación, años después, del turno tarde; la definición de su carácter de Colegio Polimodal en1995 por el Consejo Superior de la UNCUYO, constituyen algunos de los hitos importantes en la historia del Colegio Universitario Central.

A lo largo de su existencia, la fuerza de su espíritu fundacional, tomado como estandarte y legado de generación en generación, ha permitido sortear los obstáculos de momentos difíciles y, sin perder identidad, reposicionar la institución de acuerdo con las demandas educativas en vistas al siglo XXI.