Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El saludo de la profesora Sandra Viggiani para el CUC

La docente, con más de 20 años en la institución, obtuvo su jubilación. Estas fueron sus palabras de despedida.

30 de septiembre de 2019, 11:23.

El saludo de la profesora Sandra Viggiani para el CUC

Ampliar imagen


La profesora Sandra Viggiani obtuvo su jubilación. Actualmente se desempeñaba como docente y como coordinadora de la orientación en Arte Multimedia. Tras 20 años en el Colegio Universitario Central, institución de la que es egresada, dijo unas palabras a sus estudiantes. 

"No subía la bandera desde que yo era alumna. El CUC para mi ha sido todo. Un refugio en los momentos de dolor. Los colegas han sido apoyo fundamental y los preceptores, los mejores del planeta", dijo.

También agradeció a toda la gente de administracion, al servicio de orientación, al personal de apoyo academico y al equipo directivo por la confianza. "A veces decía yo que me sentía sobrevalorada, pero lo bonito del CUC es que se trabaja en equipo y que nos apoyamos entre todos. Eso que sienten ustedes, los estudiantes, lo sentimos nosotros los adultos", señaló. 

Continuando, no quiso dejar de mencionar al equipo de coordinación, compuesto junto a ella por las profesoras Alenka Bajuk y Cecilia Babugia, con quienes confromaron el trio de las "rubias de coordinación", tal como se autodeniminaron y recordó a las coordinadoras que ya se fueron como Marite Miranda, Marcela Parola y Betina Madrid "que nos mira desde arriba y que no dejó de acompañarnos nunca".

"Agradezco a todos los chicos cuqueros que me hicieron a lo largo del tiempo ser mejor profesora, que me divirtieron aun con los retos. Salí todos los días del CUC con una sonrisa. En mi casa están hartos de que hable del CUC y que me vean corrigiendo hasta tarde y que no me siente a comer. Han sido centrales en mi vida y va a ser dificil no estar acá", señaló.

Para terminar, agradeció a Victoria Bernal, jefa del departamento de Educación Artística  por apoyarla en todo y por haber sido un gran complemento en su tarea cotidiana.